guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Trabajadores autónomos

Trabajadores autónomos

Se entiende por trabajador autónomo: trabajador por cuenta propia, mayor de 18 años, que realiza de forma habitual, personal y directa, una actividad económica a título lucrativo, en territorio nacional, sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas, sea o no titular de la empresa, actividad que le obliga a la inclusión en el Sistema de Seguridad Social en el RETA.

Seguridad Social

¿Qué se entiende por trabajador autónomo? ¿Y por trabajador autónomo económicamente dependiente?

El trabajador autónomo, es un trabajador por cuenta propia, mayor de 18 años que realiza de forma habitual, personal y directa, una actividad económica a título lucrativo, en territorio nacional, sin sujeción por ella a contrato de trabajo, y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas, sea o no titular de la empresa, actividad que le obliga a la inclusión en el Sistema de Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos (Véase: Régimen Especial de trabajadores autónomos).

El trabajador autónomo económicamente dependiente es aquel, que realiza una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente por percibir de él, al menos, el 75% de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales (art. 11 y siguientes LETA).

Si no se acreditase la condición de que el 75% de sus ingresos proceden del cliente, se entenderá que carece de dicha condición (STSJ Canarias, Las Palmas 27/03/2017 rec. 75/17).

Además para considerarlo como trabajador económicamente dependiente, debe reunir simultáneamente unas condiciones:

  • - No tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena ni contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros. Solo se permite la contratación de un único trabajador en los siguientes supuestos (art. 11.2 LETA):
    • 1. Riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural de un menor de nueve meses.
    • 2. Períodos de descanso por maternidad, paternidad, adopción o acogimiento, preadoptivo o permanente.
    • 3. Cuidado de menores de siete años que tengan a su cargo.
    • 4. Por tener a su cargo un familiar, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, en situación de dependencia, debidamente acreditada.
    • 5. Por tener a su cargo un familiar, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, con una discapacidad igual o superior al 33%, debidamente acreditada.

    En estos supuestos, el trabajador autónomo económicamente dependiente tendrá el carácter de empresario, en los términos previstos por el artículo 1.2 ET.

  • - No ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores que presten servicios bajo cualquier modalidad de contratación laboral por cuenta del cliente.
  • - Disponer de infraestructura productiva y material propios, necesarios para el ejercicio de la actividad e independientes de los de su cliente, cuando en dicha actividad sean relevantes económicamente.
  • - Desarrollar su actividad con criterios organizativos propios, sin perjuicio de las indicaciones técnicas que pudiese recibir de su cliente.
  • - Percibir una contraprestación económica en función del resultado de su actividad, de acuerdo con lo pactado con el cliente y asumiendo riesgo y ventura de aquélla.

Es importante resaltar que la dependencia económica que la ley reconoce no debe implicar en ningún caso dependencia organizativa ni ajenidad.

La relación jurídica entre el trabajador autónomo económicamente dependiente y el cliente del que depende queda regulada en el propio Estatuto del Trabajo Autónomo en los siguientes términos:

La relación se formalizará mediante un contrato escrito, siendo obligatorio su registro público, entendiéndose pactado por tiempo indefinido en caso de no haberse fijado una duración determinada. Mediante acuerdos de interés profesional se podrán regular condiciones específicas de la contratación. Deberá ser registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal en el plazo de 10 días tras su firma.

Para poder celebrar el contrato, el trabajador autónomo debe comunicar a su cliente su condición de económicamente dependiente. El cliente podrá requerir al trabajador la acreditación del cumplimiento de las condiciones, tanto al inicio de la relación, como en cualquier momento posterior.

El autónomo tendrá derecho a una interrupción de su actividad anual de 18 días hábiles, sin perjuicio de que dicho régimen pueda ser mejorado mediante contrato entre las partes o mediante acuerdos de interés profesional. Mediante contrato individual o acuerdo de interés profesional se determinará el régimen de descanso semanal y el correspondiente a los festivos, la cuantía máxima de la jornada de actividad y, en el caso de que la misma se compute por mes o año, su distribución semanal. Tal régimen deberá constar expresamente en el contrato.

Se consideran causas que justifican la interrupción de la actividad:

  • 1. Mutuo acuerdo de las partes.
  • 2. La necesidad de atender responsabilidades familiares urgentes, sobrevenidas e imprevisibles.
  • 3. El riesgo grave e inminente para la vida o salud del trabajador autónomo (artículo 8.7 LETA)
  • 4. Incapacidad temporal, maternidad, paternidad, adopción o acogimiento.
  • 5. Riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural de un menor de 9 meses.
  • 6. La situación de violencia de género, para que la trabajadora autónoma económicamente dependiente haga efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral.
  • 7. Fuerza mayor.

Las causas de extinción de la relación contractual entre las partes se encuentran recogidas en el artículo 15.1 LETA.

Cualquiera de las partes podrá resolver el contrato por incumplimiento contractual de la otra, con el derecho de quien resuelve a exigir una indemnización por daños y perjuicios a la parte incumplidora. Igualmente, el trabajador autónomo económicamente dependiente podrá exigir la indemnización anterior al cliente, en caso de resolución del contrato por voluntad de éste, sin causa justificada. En caso de desistimiento del autónomo, el cliente podrá ser indemnizado, si se produce un perjuicio importante para su actividad.

Cuando la parte que tenga derecho a la indemnización sea el trabajador autónomo económicamente dependiente, la cuantía de la indemnización será la fijada en el contrato individual o en el acuerdo de interés profesional que resulte de aplicación. En los casos en que no estén regulados, a los efectos de determinar su cuantía se tomarán en consideración, entre otros factores, el tiempo restante previsto de duración del contrato, la gravedad del incumplimiento del cliente, las inversiones y gastos anticipados por el trabajador autónomo económicamente dependiente vinculados a la ejecución de la actividad profesional contratada y el plazo de preaviso otorgado por el cliente sobre la fecha de extinción del contrato (art. 15.4 LETA; SSTSJ Madrid 19-2-15, rec. 661/14, 5-5-14, rec.137/14; STSJ País Vasco 19-09-17, rec. 1601/17).

Los órganos jurisdiccionales del orden social serán los competentes para conocer las pretensiones derivadas del contrato celebrado entre un trabajador autónomo económicamente dependiente y su cliente.

¿A qué colectivos se aplica el régimen jurídico de los autónomos?

El régimen jurídico del trabajador autónomo, regulado por la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajador Autónomo (LETA), se aplica a los siguientes colectivos (artículo 1 LETA y art. 305 LGSS):

  • a) Las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.
  • b) Familiares de trabajadores autónomos que realicen de forma habitual trabajos que supongan la condición de trabajadores por cuenta ajena.
  • c) Los socios industriales de sociedades regulares colectivas y de sociedades comanditarias.
  • d) Los comuneros de las comunidades de bienes y los socios de sociedades civiles irregulares, salvo que su actividad se limite a la mera administración de los bienes puestos en común.
  • e) Quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, cuando posean el control efectivo, directo o indirecto de aquélla (art. 305.2 b) LGSS)
  • g) Los trabajadores autónomos económicamente dependientes.
  • h) Cualquier otra persona que cumpla los requisitos del art. 1.1 LETA.
  • i) Personas prestadoras del servicio del transporte al amparo de autorizaciones administrativas de las que sean titulares, realizada mediante el correspondiente precio con vehículos comerciales de servicio público cuya propiedad o poder directo de disposición ostenten (disp. adic. 11ª LETA)

¿Cuál es el contenido del Estatuto del Trabajador Autónomo?

El Estatuto del Trabajador Autónomo mencionado anteriormente regula el régimen jurídico de los trabajadores autónomos, sus derechos y deberes, la forma y duración de los contratos, la protección en materia de prevención de riesgos laborales, la protección a menores, así como garantías económicas, sus derechos colectivos y de asociación, la protección social, y el fomento y promoción del trabajo autónomo.

Fue aprobado en 2007 y define claramente la figura del autónomo.

Recuerde que…

  • Hay que distinguir trabajador autónomo de trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE).
  • Autónomo es aquel que realiza una actividad de forma habitual sin sujeción por ella a un contrato de trabajo.
  • TRADE es aquel que realiza una actividad de forma habitual para un cliente, del que depende económicamente por percibir de él, al menos el 75% de sus ingresos.
  • El Estatuto del Trabajador Autónomo, es la norma que regula el régimen jurídico de este colectivo.
Subir